“Odio mi trabajo, ¿qué hago?” 6 ideas

Amar tu trabajo es una elección, no una casualidad. Si no te gusta lo que haces tienes dos opciones: o le encuentras el amor, o te cambias de trabajo.

Sé que suena drástico y que muchos podrían decir cosas como: “no es tan fácil”, “y con qué pago mis gastos”, “al menos tengo un trabajo” o “mi jefe y empresa son nefastos, ¿cómo puedo tomarles gusto?”. El problema con todos esos argumentos, es que te ponen en el único lugar en el que no quieres estar si quieres tener la vida que sueñas: el de víctima.

La vida no te sucede, haces que suceda.

Hacer lo que te apasiona es un proceso que se vive día a día y que se construye a base de decisiones. Si odias tu trabajo, estas son algunas ideas:

1. Deja de quejarte, no solucionas nada (porque las quejas normalmente las hacemos con personas que no pueden hacer nada: del jefe nos quejamos con la pareja, de los compañeros de trabajo con el jefe, etc.) y lo único que estás haciendo es darle tu atención a lo que NO quieres.
2. Cambia tu atención conscientemente a las cosas que SÍ disfrutas de tu trabajo. Puede ser desde el hecho que tienes un trabajo, hasta una persona que te caiga muy bien o el trato con los clientes, lo que sea.
3. Toma una cosa que odies de tu trabajo, y durante un mes haz una lista todos los días de cosas positivas. Por ejemplo, si odias a tu jefe, puedes escribir cosas como su facilidad para hablar, su experiencia, la forma en la que busca cumplir sus objetivos o lo bien que delega actividades. Fuérzate a ver lo bueno, funciona, créeme.
4. Cambia tu rutina. Haz cambios en la forma en la que te vas al trabajo, el tipo de ropa con el que te vistes, tus horarios de comida y hasta tu escritorio u oficina.
5. Encuentra el POR QUÉ de lo que haces. Saber que lo que haces tiene un impacto más allá de las horas que das y el salario que recibes, es suficiente para cambiar tu actitud.

Te darás cuenta que estas 5 ideas tienen que ver contigo, con tu forma de ver las cosas y con acciones que debes tomar. La sexta idea está también en tus manos: cambia de trabajo, pero ese tema da para otros posts.

¿Qué otra cosa podrías hacer si odias tu trabajo?

Foto de Lara604

¿Te gustó? Entonces este ebook (de regalo) te va a encantar...

Regístrate gratis y descarga los 100 Tips Para Convertir Tu Pasión En Un Negocio

Al registrarte, estás aceptando la Política de Privacidad

Marco Ayuso Acerca de Marco

Blogger, escritor y conferencista internacional en temas de emprendimiento, marketing digital, mentalidad exitosa y pasión en la vida y en el trabajo. Yo te ayudo a convertir tu Pasión en un Negocio que te genere ingresos 24/7.

  • Astur

    Con todos mis respetos, son consejos vanos y fútiles.

  • Pablo Hernández

    Meras superficialidades. Cuando te presionan para trabajar horas extras que no te pagan, tienes jefes que sólo exigen y amenazan, llegas a casa todos los días pasadas las 9 de la noche, no tienes vida social/ familiar de calidad y estás permanentemente cansado y deprimido; estos consejos no sirven para nada, son vanalidades que escribe alguien que no ha vivido esta situación dia tras día y año tras año en varias empresas.

  • Jesus

    O lo escribe alguien dueño de una empresa. Lo mejor es que si no te gusta tu trabajo, empieces a buscar otro. No hay más. Si de plano no puedes cambiar de empleo porque ya no estas en edad, pues busca la manera de abrir tu propio negocio. De verdad les digo que no vales la pena amargarse la existencia por un empleo.

    Quejarse no sirve de nada, en eso estoy de acuerdo. Pero tampoco cerrar los ojos a una realidad irritante y desgastante del día a día.

  • Tito

    Los consejos tal ves sirven para alguien que le está un poco incómodo, pero no para alguien que detesta a más no poder su trabajo. Es difícil que te guste tu trabajo cuando está perjudicando tu salud. Es difícil concentrarse en cosas que te gustan de tu trabajo cuando, justo después de hacerlas, tu jefe te humilla porque no le gustaron. Quejarse no soluciona nada, pero no desahogarte tiene un costo psicológico altísimo. En momentos duros no hay nada como sentir la compañía de un confidente con quien puedes quejarte de otros.