¿De qué te estás perdiendo al no hacer lo que apasiona?

Uncategorized Aug 15, 2011

Si pienso en cuántas cosas me arrepiento de no haber hecho hasta hoy, 3 se me vienen a la mente:

1. No haber reunido el valor en toda la prepa para invitar a salir a la niña que me encantaba,

2. No haberme ido de intercambio un semestre al extranjero, y

3. No haberme subido a varios juegos en mi primera visita a Disney World.

Quince años después (está bien, tal vez un poco más), me río de las justificaciones que yo mismo me daba para no hacer esas cosas: si me decía que no, ¡iba a quedar en ridículo!, estar tanto tiempo alejado de mi familia y de mi novia no valía la pena, y los juegos mecánicos deberían ser para disfrutarse, no para sufrir.

Hoy, a todo eso yo le llamo cha****as mentales (perdón por la expresión, pero no encuentro una mejor). Tratamos de justificar "racionalmente" nuestras decisiones utilizando los argumentos más absurdos.

La tragedia en la vida no es tanto lo que sufrimos, sino de lo que nos perdemos.

¿De qué me perdí? No lo puedo saber, pero sin duda de haber hecho esas 3 cosas me habría divertido mucho y habría aprendido todavía más. Pero no lo hice, y tampoco se trata de vivir clavado en el pasado.

Thomas Carlyle dijo que "La tragedia en la vida no es tanto lo que sufrimos, sino de lo que nos perdemos."

A lo que quiero llegar entonces, es ¿de qué te estás perdiendo al no hacer lo que te apasiona? ¿de que te estás perdiendo al posponer la decisión de emprender?

Nada te puede garantizar lo que sucederá si emprendes tu propio negocio, pero sería una tragedia llegar al final de tu vida pensando qué habría pasado, ¿no crees?

Foto de |Chris|
Close

50% Complete

Two Step

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore magna aliqua.